Aire acondicionado en el trabajo: ¿es bueno?

Volver a noticias

¿Cómo saber si el aire acondicionado en el trabajo es bueno o malo? 

 

El aire acondicionado es un elemento que afecta al bienestar físico y mental cuando comienza a hacer mucho calor en los días de verano. Además, multitud de empresarios se han dado cuenta de que el aire acondicionado en el trabajo va mucho más allá, puesto que sus trabajadores aumentan su productividad laboral.

Sin embargo, durante los meses veraniegos, el aire acondicionado y la refrigeración de los espacios se convierten en disputas en muchos puestos de trabajo, llegando a provocar problemas de salud y de convivencia.

Si no se utiliza de un modo adecuado el aire acondicionado, puede provocar riesgos en la salud como son: congestión nasal, dolor de garganta, irritabilidad en los ojos, resfriados, inflamaciones de garganta y de nariz, asma, contracturas musculares, infecciones respiratorias, cefaleas, etc.

En cuanto a problemas de convivencia, es muy recurrente encontrarse con personas que tienen una sensibilidad al aire acondicionado distinta, cada persona siente el frió y el calor de una manera diferente: mientras que unos se mueren de frío, otros se asan de calor.

Además, el uso inadecuado de estos aparatos de refrigeración puede provocar un enorme gasto económico y energético. La recomendación general, es la de mantener una temperatura constante de 25ºC y mantenerlos apagados cuando no haya nadie en el edificio. El Real Decreto 486/1997 sobre disposiciones mínimas de salud y seguridad en los lugares de trabajo, establece un rango entre las temperaturas más bajas y las más altas recomendadas, dependiendo del tipo de trabajo que se realiza y las condiciones en las que se desarrolla este.

En muchos casos, el aire acondicionado en el lugar de trabajo está automatizado, porque hay muchas personas, y no se puede apagar.  Por eso, se recomienda la ventilación natural antes que el uso del aire acondicionado. Esto es así ya que usado inadecuadamente provoca riesgos en la salud, como hemos comentado anteriormente. Sin embargo, los días de máximo calor sí que es recomendable usar el aire acondicionado.

 

Ventajas de usar aire acondicionado en el trabajo 

Entre las ventajas que se destacan por utilizar el aire acondicionado en el trabajo es el bienestar mental y mejoría física que se aprecia en los trabajadores. El exceso de calor puede hacer que la gente se sienta más estresada y fatigada, lo que podría a su vez tener un impacto negativo en la salud de la plantilla. Por lo tanto, con un modelo de aparato de aire acondicionado óptimo que cumpla todos los requisitos, los empleados se sentirán más cómodos en el trabajo y rendirán mejor.

Por otra parte, el aire acondicionado ayuda a mantener los equipos informativos a temperaturas seguras. En el caso de que los ordenadores se sobrecalienten, pueden provocar la avería de estos y podrían causar graves problemas para el negocio (pérdidas de información, económicas, etc.)

Además, este confort y bienestar no solo beneficia a los trabajadores, sino también a los clientes y proveedores, que encontrarían un entorno laboral idóneo para llegar a acuerdos y cerrar negocios.

En conclusión, el aire acondicionado puede ser muy útil y beneficioso en espacios de trabajo (siempre que se haga un buen uso del mismo y los días sean muy calurosos). Sin embargo, habrá que tener en cuenta en qué zona geográfica nos situamos, ya que las temperaturas no son las mismas en el norte que en el sur. También tendremos que tener en cuenta el tipo de trabajo que se realice. Por eso, la instalación en el trabajo de un aparato de aire acondicionado, puede ser una decisión acertada.

Asegúrate de contar con una buena empresa de instalación de aire acondicionadoque tenga experiencia y te aconseje el mejor modelo de aire acondicionado.