Frigorías y frío, una ayuda para conocer la potencia que necesitamos en nuestro aire acondicionado

Volver a noticias

Son muchos los casos en los que, por uno u otro motivo, necesitamos instalar un aire acondicionado en casa, bien porque va siendo hora de renovar el actual equipo de aire acondicionado, bien porque se desea enfriar una nueva parte de la casa o simplemente porque no contemos con uno previamente. Hoy vamos a hablar de las frigorías del aire acondicionado, vamos a ver qué son las frigorías, conoceremos cómo realizar el cálculo para saber cuántas frigorías (o cuanta potencia) necesitaríamos en nuestro equipo de aire acondicionado y (de manera orientativa), aprenderemos a calcular la potencia que necesitaremos en el aire acondicionado.

Entonces, ¿Qué es una frigoría?

Para no ponernos muy técnicos y podernos entender mejor, una frigoría sería la unidad con la que medimos la capacidad del equipo de enfriar la habitación, de igual forma que un aparato eléctrico mide la potencia que necesita en Watios. Como curiosidad os diremos que, el concepto de frío es la ausencia de calor, el frío como tal no existe, de igual forma que el color negro es la ausencia de colores.

Ahora que conoces el concepto teórico de frigoría, vamos a ver algo más práctico que nos resultará útil para podernos hacer una idea de la potencia que necesitaremos para enfriar el espacio que queramos y evitar así desagradables sorpresas.

¿Cuántas frigorías necesito para enfriar una habitación?

Vamos a ver cómo conocer la cantidad de frigorías necesarias y como se traduciría a Watios y/o KiloWatios, para podernos guiar un poco a la hora de comprar un equipo de aire acondicionado y no ir completamente a ciegas. Antes de nada, es importante recordar que, aunque conozcamos cómo hacer estos cálculos, el resultado será siempre aproximado, ya que en la temperatura de una habitación influyen varios factores importantes como la orientación de la habitación, el clima natural de la zona, el tamaño de las ventanas…

Por lo general, para enfriar una habitación son necesarias 100 frigorías por metro cuadrado. Como decimos, esto es “por lo general”, pero en nuestro caso calculamos por 50 frigorías/m2 en lugar de 100, ya que serán suficientes frigorías para nosotros, en el ámbito del hogar, y conseguiremos un aire acondicionado más eficiente a menor coste energético.

Y yo, ¿Cómo puedo calcular las frigorías para mis necesidades?

 

Para calcular la potencia aproximada que necesitaremos, deberemos calcular el volumen de la habitación y multiplicarlo por 50. En un ejemplo práctico, tomando como referencia un salón de 20m2 (5 metros de largo X 4 metros de ancho) y una altura de 2 metros, tendríamos que:

20m2 X 2 m X 50 = 40m3 X 50 = 2000 Frigorías

Recordar que esto no es más que un cálculo aproximado en el que no tenemos en cuenta otros factores climáticos, pero nos permitirá buscar un equipo con algo de idea de lo que vamos a necesitar.

Si queremos conocer la potencia que necesitaremos del equipo de aire acondicionado, debemos saber que 1 Watio son 0,86 frigorías (por ejemplo, 2000 frigorías requerirían 1720 W de potencia o, 1,72 Kw).

1 Watio = 0,86 Frigorias, entonces 2000 Frigorías X 0,86 Watios = 1720 Watios o 1,72Kw

 

frigorías y frío

¿Qué diferencia hay entre frigoría y caloría?

Las frigorías son la unidad de medida para medir la absorción de energía térmica en el aire y bajar la temperatura, y las calorías miden lo contrario, la cantidad de energía requerida para elevar la temperatura en el ambiente.

¿Qué consecuencias tiene pasarse con la potencia del aire acondicionado o quedarse corto?
 

Por un lado, si elegimos un equipo de aire acondicionado con poca potencia para la estancia que queremos enfriar (o calentar), nos encontraremos con que el equipo deberá estar en funcionamiento más tiempo y utilizar más potencia (con lo cual también se traduce en un gasto extra de energía) para poder cumplir su función. El dinero que ahorremos en el equipo, lo gastaremos en electricidad.

Si elegimos un equipo de más potencia de la requerida, el mal será menor (aunque gastaremos más dinero inicial en el aparato y no será necesario), ya que más potencia en estos equipos no significa un aire más frío, sino un mayor caudal del aire acondicionado (también sería importante conocer si cuenta con tecnología inverter o no) 
Conclusión

Como usuario estándar de un aire acondicionado, gracias a las fórmulas básicas para calcular (más a ojo que preciso) la potencia que necesitamos en nuestra estancia, podemos elegir un aparato de aire acondicionado un poco mejor, que se adapte adecuadamente a nuestras necesidades y no elegir algo excesivamente potente o que se nos quede muy corto.

No obstante, nunca está de más contar con la ayuda y consejo de un experto en el mundo de la climatización, ya que nos podrá realizar un cálculo mucho más exacto de nuestras necesidades (teniendo en cuenta factores que nosotros ignoramos en nuestros cálculos) y aconsejarnos el aparato de aire acondicionado que sea más adecuado para nuestro caso.

Y a ti, ¿Te ha resultado de utilidad esta información?