¿Qué es el SEER del aire acondicionado y cómo se obtiene?

Volver a noticias

Si te has planteado instalar o renovar el equipo de climatización de tu casa te habrás encontrado con siglas como SEER, SCOP, EER, COP… Estos términos se refieren a un concepto que a cualquier comprador y consumidor le interesa especialmente: miden la eficiencia energética del aparato que tiene delante. Un concepto importante porque influye de forma definitiva en la factura eléctrica que vamos a pagar al usar esa maquinaria, y porque también resulta determinante en el impacto medioambiental de nuestro consumo energético. Vamos a ver en qué consisten estos conceptos y qué tipo de información nos proporcionan sobre nuestro gasto en energía.

SEER, SCOP, EER, COP… ¿Qué significan estas siglas? 

Vamos por partes: las siglas EER y SEER se refieren a parámetros de medida de la eficiencia de un equipo en funcionamiento en modo de refrigeración.  Mientras que los parámetros COP y SCOP informan sobre el rendimiento energético en modo de calefacción. Como bien sabemos los aparatos de aire acondicionado han evolucionado para convertirse en equipos completos de climatización, y muchos de ellos pueden funcionar en ambas modalidades refrigerando o calefactando en función de lo que necesitemos. Los significados específicos de esta terminología son los siguientes:

EER:  Energy Efficiency Ratio. (Ratio de eficiencia energética)

SEER: Seasonal Energy Efficiency Ratio. (Ratio de eficiencia energética estacional)

COP: Coefficient Of Performance. (Coeficiente de rendimiento)

SCOP: Seasonal Coefficient Of Performance. (Coeficiente de rendimiento estacional)

Como podemos ver por sus definiciones la diferencia básica entre el EER-COP y el SEER-SCOP es que estos últimos parámetros son estacionales (seasonal). Esto significa que para evaluarlos se ha tenido en cuenta que las condiciones en que trabaja un equipo de climatización varían según la época del año y que tampoco son las mismas dependiendo de la zona geográfica en que estén instalados. Por ejemplo, no es lo mismo funcionar en invierno en Varsovia que en verano en Alicante. Esta es la razón de que se consideren los parámetros indicados por el SEER-SCOP como más relevantes y realistas. Desde 2013 el reglamento de la Unión Europea determina que estos son los índices que deben aparecer en la información y el etiquetado de los equipos de climatización, por lo que los EER-COP pertenecen a aparatos antiguos.

¿Cómo se obtienen estos parámetros?

Para calcular estos parámetros SEER-SCOP, que después veremos en la etiqueta del aparato, se mide el consumo de energía que realiza el equipo en diferentes circunstancias y condiciones de temperatura externa.  Se contabiliza este consumo con el aparato funcionando tanto al 100% como cuando está regulado para funcionar al 74%, 47% o 21%. Esto da una medida más realista del consumo y su eficiencia, ya que no es cierto que los equipos funcionen cotidianamente todo el tiempo al 100%. Los sistemas de medición EER y COP no se realizaban en estas condiciones de funcionamiento del equipo con cargas parciales, y esa es la razón de que hayan quedado en desuso. 

También se evalúa el consumo del equipo cuando está apagado o en espera. Este factor es también muy relevante en condiciones reales y suele denominarse consumo fantasma. 

Como puede verse, las pruebas realizadas para evaluar estos parámetros responden a las condiciones cotidianas de uso que se van de realizar realmente, y resultan verdaderamente indicativos de hasta qué punto podemos considerar eficiente el sistema sobre el que nos estamos informando. 

¿Qué significan los niveles SEER-SCOP?

La información obtenida en las mediciones efectuadas se presenta en forma de niveles numéricos sencillos, para facilitar su comparación. Cuantos más altos sean estos niveles numéricos, mayor será la eficiencia del equipo que estamos considerando comprar. Los niveles indicados son además directamente proporcionales; es decir, que un nivel 7 será el doble de eficiente que el que presente un nivel 3.5, por ejemplo. Generalmente el costo de un aparato de alta eficiencia será más elevado, pero su gasto energético será menor y, a largo plazo, una inversión más rentable. Los niveles SEER-SCOP se presentan en las etiquetas también con una equivalencia de escala alfabética que facilita su comparación, de modo que los de las gamas A sean reconocidos inmediatamente como más eficientes que los de las gamas entre la D y la G.

Etiqueta SEER, SCOP

 

¿Cómo se calcula el efecto de estos parámetros en el consumo energético?

Es bastante fácil hacernos una idea del impacto que estos parámetros de eficiencia van a tener en nuestra factura. Basta mirar la potencia que tiene marcada el equipo de climatización o aire acondicionado. Si dividimos esta potencia térmica en kilovatios por el número SEER del equipo tendremos como resultado la potencia eléctrica que ese equipo consumirá en una hora. 

Pongamos, como ejemplo, que tenemos un aire acondicionado de 3 kW de potencia térmica con un SEER de 8,5 (A+++). Si dividimos la potencia por el SEER, nos dará la potencia consumida en una hora.

En este caso, el consumo de energía eléctrica del aire acondicionado sería de (3 kW / 8.5) = 0.35 kWh.

Si en lugar esta alta eficiencia de tenemos un aparato con la catalogación C, por ejemplo, un SEER de 4,2; entonces la misma potencia térmica de 3 kW nos generaría un consumo de (3 kw/ 4.2) = 0.71 kWh, es decir: más del doble de gasto en la factura eléctrica que el anterior.