¿Qué es la calefacción por suelo radiante?

Volver a noticias

Como ya mencionamos antes en el post sobre los tipos de calefacción, entre los mismos encontramos el sistema de calefacción por suelo radiante. A pesar de que este método lleva empleándose desde los años 70, cuando se expandió por toda Europa debido a la crisis del petróleo, en nuestro país hemos empezado a escucharlo desde hace bien poco.

¿Qué es mejor, suelo radiante eléctrico o suelo radiante por agua?

Básicamente, es un método de distribuir el calor haciéndolo más eficaz, placentero, sigiloso y variable, permitiendo conservar la hipertermia en un espacio, sin dificultades para la salubridad de los sujetos que lo habiten. Para empezar debemos de saber cómo es cada sistema.

Suelo Radiante Eléctrico

Este tipo de suelo se encarga de convertir la energía eléctrica en energía calorífica. En algunos casos se dispondrá de un termostato programable para que sea más eficaz. Entre las ventajas del suelo radiante encontramos:

  • Método de temperatura baja y suministra un confort elevado.
  • Método calefactor instantaneo. Emisor de calor de un modo directo y sencillo de dirigir.
  • Regulado individualmente: Se puede tener control de la temperatura de manera individual por el medio de cronotermostatos.
  • No precisa de calderas.

Entre las desventajas del suelo radiante, encontramos que el consumo eléctrico es elevado.

Este tipo de suelo se deberá instalar cuando el suelo radiante por agua no sea posible, y en el momento en que en el domicilio donde lo queramos instalar no llegue el suministro de gas natural.

 

conoce los diferentes tipos de suelos radiantes

Suelo Radiante por Agua

Es el método que se encarga de emitir calor por medio de unas tuberías, alojadas debajo de la superficie. Está enlazado a una caldera de condensación la cual produce agua caliente. Una vez hecho, lo reparte por el suelo radiante. No es necesaria una temperatura excesivamente alta para lograr un confort adecuado. De esta forma, eludimos problemas de mala circulación y aumentaremos el ahorro en el consumo energético.

No es aconsejable que tengamos un encendido y apagado constante. Es mucho más eficaz un empleo prolongado, para que tenga tiempo suficiente para caldear el hogar y se mantenga el calor. Por una centralita, manipulamos de manera particular cada zona del hogar con los termostatos y como es un circuito singular continuado, es posible la instalación de válvulas.

Recuerda que el suelo radiante por agua también funciona con electricidad, pues la bomba de calor lo requiere para su funcionamiento.

Ya los conocemos, ahora, ¿cuál es mejor?

En el momento de recomendar un método calefactor u otro, siempre se realizará un estudio para decidir qué estructura es el más conveniente por la posición. En cualquier caso que sea posible se aconseja el suelo radiante por agua por su elevada eficiencia. Si se puede combinar con una bomba de calor, sería un método que economiza la energía y posibilita la amortización. Por otro lado, el suelo radiante eléctrico tiene un gasto más alto.

De todos modos, el suelo radiante por electricidad puede llegar a ser beneficioso, por su velocidad en cuanto a solución rápida. En cuestión de que elijas esta opción, se te recomienda que aplique una tarifa eléctrica con horario discriminado.

Qué necesitamos para la instalación de calefacción por suelo radiante

Para obtener toda la eficacia del calor en los suelos radiantes, antes debemos seleccionar los materiales adecuados.

  • Panel aislante liso. Se encarga de distribuir la calidez horizontalmente, los indicados para esta labor son los que no tienen más grosor de 0’25 mm.
  • Tubería Multicapa. Sin empalmes, con una durabilidad considerable, contiene una cubierta de aluminio que mejora el reparto de calidez.
  • Banda perimetral. Elude la aparición de vínculos térmicos. Auxiliando la expansión de la losa de mortero, el cual ha de ser autonivelante y de anhidrita para una mayor productividad.

Debemos tener en cuenta la distancia entre tuberías. Se ha de calcular con las zonas de pérdida de calor, aislamiento y orientación de la habitación. Es importante conocer la distancia de los circuitos, pues lo perfecto sería que estuviesen en un medio de 50 y 100 metros.

¿Qué tengo que tener en cuenta antes de realizar una instalación de suelo radiante?

Ya hemos observado los tipos de suelo radiante, uno de los más sobresalientes que hay en el mercado, pero es adecuado tener presentes algunas contemplaciones para la instalación de suelo radiante:

  • Respecto a los métodos de calor, estos solicitan un gasto inicial medio-alto, comparados con los otros procedimientos de calefacción como son las estufas o radiadores.
  • Es un método óptimo para laborar de manera continuada, por lo que, en sitios donde están previstos el apagado y encendido de caldera todos los días no es recomendable su instalación.
  • Requiere altura de 12 cm y que sean recrecidas por lo tanto no es aceptable la instalación en cualquier caso. Para que esto no ocurra, se necesita efectuar un estudio anticipado para su acondicionamiento, que es posible para rehabilitar o para nueva obra.

A continuación compartimos un vídeo de Bricomania en el que nos proponen cómo instalar suelo radiante eléctrico:

 

Como siempre, desde Fricom recomendamos acudir a un especialista para este tipo de instalaciones.

 

¿Has probado el suelo radiante? ¿Lo recomendarías?