Radiadores eléctricos: ¿qué sabes sobre ellos?

Volver a noticias

Anteriormente en el blog hablamos sobre los distintos tipos de calefacción. En este artículo, vamos a ver con más detalle los radiadores eléctricos. De hecho, hoy en día se utilizan cada vez más porque tienen muchas ventajas. Un sistema de calefacción eléctrica está equipado con difusores que producen calor por sí mismos.

Los difusores pueden ser:

  • Radiadores cuyo número y distribución dependen de la superficie a cubrir.
  • Un suelo radiante que calienta el suelo y el aire de la habitación.

Pero ¿Cuál es la diferencia con el radiador de aceite? ¿Cuáles son los tipos de calefactor eléctrico, sus características y dónde instalarlo? ¡Te lo contamos todo aquí!

Radiadores eléctricos: tipos y características

Podemos decir que hay seis tipos de radiadores eléctricos:

  • Radiadores eléctricos con fluido caloportador
  • Radiadores eléctricos de bajo consumo
  • Radiadores acumuladores eléctricos
  • Radiadores eléctricos de tecnología seca
  • Convectores eléctricos
  • Radiadores eléctricos por infrarrojos

Cada uno de estos tipos de radiadores tiene sus ventajas y desventajas, pero se puede utilizar en cualquier habitación de la casa. Vamos a explicar un poco más en detalle las características de cada uno de ellos.

ventajas-radiador-electrico

Radiador eléctrico con fluido caloportador

Utiliza un fluido caloportador, como el aceite por ejemplo, que permite calentar uniformemente el emisor de calor. Además, incluso cuando está apagado, el calor se puede conservar hasta cuatro horas después de manera totalmente segura. Se puede instalar en viviendas completas, pero también puede ser sobre ruedas, lo que es muy útil.

Radiador eléctrico de bajo consumo

Esto se refiere a los radiadores que utilizan un fluido con una inercia térmica mayor que la del agua, como la del radiador con fluido caloportador por ejemplo. Como vimos justo antes, permite seguir calentando después de su extinción. Sin embargo, también tarda más tiempo en calentarse, por lo que es mejor no instalar este tipo de calefacción en una habitación que deba calentarse rápidamente. El consumo final puede ser el mismo que para otros calentadores. Se recomienda instalarlo en habitaciones donde la calefacción estará encendida durante más de cinco horas.

Radiadores acumuladores eléctricos

Permite almacenar el calor, acumularlo y luego liberarlo a la hora deseada, durante varias horas, sin consumir electricidad. Es un sistema económico (energía y dinero) porque puede almacenar el calor durante las horas donde la electricidad cuesta menos, y rechazarlo más tarde. Además, el calor se transmite por radiación térmica, un modo de calefacción confortable porque calienta directamente a los objetos y las personas. No se producirá ningún movimiento de aire o polvo.

Radiador eléctrico de tecnología seca

En general, es de aluminio y está equipado con una placa de alta capacidad térmica. Por lo tanto, se calentará rápidamente, pero también se enfriará rápidamente cuando está apagado porque tiene una inercia térmica baja. Se recomienda usarlo por períodos cortos, aproximadamente de una a dos horas. Es ideal para baños.
Sin embargo, lo de cerámica o mármol tiene mayor inercia térmica. Tardan más en calentarse, pero continúa propagando el calor después de la extinción. Es más útil para un uso prolongado, unas cinco horas.

Convector eléctrico

Contiene resistencias que permiten calentar el aire que pasa por el interior. El calor es inestable y, por lo tanto, instalarlo en áreas de paso es perfecto.

Radiadores eléctricos por infrarrojos

Emite ondas radiantes que permiten calentar los cuerpos, los muebles, etc, y no el aire frío. Transmite una sensación de comodidad porque no se hará ningún movimiento de aire y, por lo tanto, de polvo. Consume menos energía y, entonces, es más económico que los otros. Además, ocupa menos espacio porque generalmente tiene la forma de un panel.

radiador eléctrico, un plus si además se puede controlar por wifi.

 Radiador eléctrico Vs radiador de aceite

¿No sabes cuál es el mejor para ti? Cada uno de estos dos tipos de calefacción tiene ventajas y desventajas que vamos a ver ahora.

RADIADOR ELÉCTRICO

  • Ventajas

Es un calefactor que no necesita un mantenimiento especial y es fácil de instalar, ya que solo necesitas enchufarlo a una toma de corriente. Para fijarlo a la pared, posicionarlo bien y colocarlo en el lugar ideal, puede llamar a un profesional para que realice la instalación de calefacción correctamente.

Además, la calefacción eléctrica no genera ningún olor ni humo porque no requiere combustión. Emite un calor agradable. Generalmente tiene un programador que controla la temperatura de la habitación, para que puedas elegir a qué temperatura y cuándo funcionará.

  • Desventajas

Su uso es más recomendado a corto plazo, especialmente por su consumo de electricidad. Si el calor está mal diseminado, puede causar una atmósfera seca y una dispersión del polvo.

RADIADOR DE ACEITE

  • Ventajas

Es práctico y fácil de transportar porque es portátil. Además, también es suficiente conectarlo a un enchufe para que funcione. Así es fácil de instalar y emite un calor constante, incluso después de apagar debido a su tiempo de puesta en marcha. Puede estar equipado con termostato para controlar el calor.

  • Desventajas

Este tipo de radiador no es adecuado para un uso prolongado debido a su consumo de electricidad. Además, es necesario mantener una distancia de seguridad porque las paredes están muy caliente durante el uso. Tienes que tener cuidado con los niños porque puede ser peligroso. También debes evitar usarlo en áreas húmedas como el baño.

¿Dónde colocar radiadores eléctricos?

Los radiadores generalmente deben instalarse en una pared ubicada debajo o al lado de una ventana para compensar el frío que pueden transmitir.

No deben estar escondidos o tener demasiados obstáculos delante de él, como los muebles, porque impiden una buena difusión del calor. Existe calefacción vertical que puede calentar la habitación evitando cualquier problema de obstáculos.

Finalmente, tienes que dejar un espacio vacío de más o menos diez centímetros alrededor del calentador y 50 cm arriba para permitir que el aire circule y que la habitación se caliente con facilidad.

Y tú ¿Tienes un radiador eléctrico? ¿lo recomiendas?